Posicionamiento relativo a la resolución del expediente del Recurso de Revisión número INFOCDMX/RR.IP.0968/2022.

Hago uso de la voz para exponer el recurso INFOCDMX/RR.IP.0968/2022 presentado en contra de la Secretaría de Salud.

La persona solicitó una copia de la certificación y/o autorización de la COFEPRIS o de la Secretaría de Salud Federal para el manejo del medicamento llamado Ivermectina en su uso terapéutico contra Covid-19.

En respuesta, la Secretaría de Salud manifestó que era incompetente para responder a la solicitud, pues argumentaron que la información no obraba en sus archivos, por lo que orientó a la persona solicitante a presentar su solicitud ante la Agencia de Protección Sanitaria de la Ciudad de México y ante la COFEPRIS.

Inconforme, la persona solicitante interpuso Recurso de Revisión.

Del estudio del caso, esta Ponencia localizó que la Secretaría de Salud publicó en su portal de internet el 15 de mayo del 2021, un estudio de los efectos de la Ivermectina sobre la probabilidad de hospitalización por Covid-19.

Ahora bien, recordemos que desde marzo de 2022 la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó de forma explícita no utilizar la ivermectina para tratar Covid-19, toda vez que no existe evidencia fiable de que este medicamento antiparasitario tenga efectos positivos para curar la enfermedad. Adicionalmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), autoridad sanitaria estadounidense, tampoco recomienda la ivermectina para Covid-19.

El Gobierno de la Ciudad de México gastó 29 millones 290 mil pesos en la compra de ivermectina,ácido acetilsalicílico y azitromicina, medicamentos no recomendados ni aprobados para el tratamiento del Covid-19 por el gobierno federal, pero que en la Ciudad de México se entregaron a unas 200 mil personas que resultaron positivas al virus.

En un artículo recientemente publicado por la Revista Médica Británica, señaló que derivado de la distribución y la promoción de la ivermectina para el Covid-19, se incurrió en una violación ética por la falta de consenso de quienes recibieron el medicamento, el cual se ha demostrado que tiene efectos negativos en dosis altas.

Se cita en el artículo:
“Los participantes de la investigación estuvieron expuestos a un riesgo de efectos secundarios del fármaco sin saber que se les había administrado ivermectina. En México, la falta de información a los participantes infringió un derecho humano establecido en la Constitución de México: el derecho de acceso a la información.”

En este sentido, es posible concluir que para llevar a cabo esta intervención de política pública, la Secretaría de Salud tuvo que haber contado un estudio que justificara la publicación y el reparto del fármaco.

Derivado de lo anterior, ponemos a su consideración, un proyecto en el sentido de modificar la respuesta de la Secretaría de Salud e instruir a fin de que realice una búsqueda exhaustiva de la información solicitada y la entregue a la persona solicitante.

El 28 de septiembre de 2022, distintas organizaciones a nivel mundial se unieron a la Declaración del Día del Derecho a Saber. La consigna fue clara: el derecho a saber es crucial en una crisis y la pandemia no es motivo para restringir el derecho humano a saber.

Con la información se construyen puentes, diálogo, apertura y confianza entre gobierno y personas. La confianza es fundamental para que las respuestas durante las crisis sean efectivas y minimicen vulnerabilidades.

Es cuanto, muchas gracias.

Consulta Resolución